lunes, 9 de marzo de 2009

El afiche

El afiche publicitario y de propaganda son mensajeros de la comunicación visual urbana. Estas formas de publicidad y propaganda fueron expandiéndose y se ubicaron en otros lugares, saliendo del entorno de la gran ciudad.

viernes, 6 de marzo de 2009

El lenguaje del afiche


Acromáticos – cromáticos
Es decir, ausencia de color y con color. Estas variables se dan tanto en los afiches tipográficos como en los analógicos (icónicos). También habría que agregar otro tipo de clasificación del lenguaje según su representación que se llamaría “anicónico” (Menna, Filiberto, Título original “La Línea Analítica dell’arte moderna.

El lenguaje del afiche

Analógico – iconográfico
Este se refiere al ámbito de la imagen visual reconocible es decir: Los sistemas analógicos se vinculan mucho más al mundo físico que al mundo mental, llevando implícita siempre la idea de modelo, simulacro o imitación. El mensaje analógico es más directo, hay en él una continuidad empírica entre el signo y el significado a que apuntan. Se pueden subdividir en signos concretos: aquello donde su característica principal es su referencia icónica con el objeto al cual alude, es decir por su semejanza y grado de realismo o iconicidad [fotografía-pictograma], por ejemplo: una flor, un árbol, una botella, una silla, etc.
Y aniconicos o signos abstractos: son aquellos donde su característica esta dada por su grado de abstracción del significante (refiriéndose a la ausencia de formas reconocibles por semejanza con el objeto, es decir, las imágenes abstractas) y en el cual su significado es aprendido culturalmente, por ejemplo: signo gráfico hombre, signo gráfico mujer, la swástica, el signo de reciclaje, la cruz cristiana, el signo paz utilizado por la subcultura hippie, etc.

Las funciones del afiche

1.- La función de la información
Forma parte de una red de comunicaciónes que relaciona un emisorcon un receptor (el individuo) con vista a llevar un conocimientoy su objetivo a modificar su comportamiento.

2.- La función de persuasión
Lo que propone el afiche, es un repertorio de los significados idealesy emotivos de un producto, que introducen en la persona sentimientoscomplejos como: deseo de compra, confianza en la marca, originalidado imagen satisfactoria.

3.- La función económica
El afiche tiene que hacer vender un producto.

4.- La función de seguridad
El universo creado por la publicidad es un universo estable y seguro.

5.- La función educadora
La imagen por su contacto inmediato y totalizador respecto al receptorimplica una nueva estructuración de sus hábitos sensitivos y cognitivos;constituye de hecho, un proceso de educación.

6.- La función ambiental
El afiche hoy en día es un elemento del escenario urbano.

7.- La función estética
El afiche constituye un medio plástico que puede contener un elevadovalor estético.

8.- La función creativa
El creador tiene que recurrir a las innovaciones constantemente, del grafismode la sicología, de las técnicas ( nuevos procedimientos de impresión,materiales (backline, gigantografía).

El ascenso del cartel en los sesenta

A partir de la década de 1960, y producto del contexto social y político del período, el cartel toma distancia de la indefinición y de las influencias que venía arrastrando desde principios de siglo y se acerca al lenguaje del diseño gráfico. En términos técnicos, por otra parte, el cartel se benefició de la consolidación de medios introducidos en los años treinta pero que solo en los sesenta funcionan a plena capacidad: fue el caso de la impresión serigráfica y la impresión offset, aunque esta última solo se impuso en el medio local una década más tarde. Ello confirma el avance del cartel como una consecuencia de la profesionalización del diseño gráfico.

¿Por qué afiche y no cartel?

Entonces ¿Por qué afiche y no cartel? Como se dijo antes, haciendo un poco de historia de los términos cartel y afiche, en el caso de Chile, siempre en un sentido público se habla de afiche y cómo se instala el término. La hipótesis que se plantea de los orígenes del afiche o cartel en Chile. Debido a que los primeros que estudiaron el afiche lo hicieron en Francia para después instalarse en la Escuela de Bellas Artes a impartir clases de afiche como lo fueron los pintores Camilo Mori, Isaias cabezón yAna Cortés. Y se hablaba del termino como “affiché

Nacimiento de los afiches

El nacimiento y significado de la palabra afiche, lo encontramos en el siglo XIII en Francia. De hecho el término afiche que usamos en nuestro idioma, es un galicismo francés.Etimológicamente affiche (afiche) quiere decir “lo que uno fija”, derivado de la palabra affiquet: lo cual significaba, “corchete, argolla”.Por otro lado tenemos la palabra cartel derivada de italiano Cartello, a través del catalán Cartell. Existe una palabra asociada a cartel y es; cartela (del italiano cartella y que deriva de carta). Se trata de un pedazo de cartón, madera u otra materia destinado a escribir o poner alguna cosa. Por ultimo el uso del término Póster: Del Inglés Poster que significa cartel que se cuelga en la pared con motivo decorativo.
Por último en el siglo XX, el diccionario Larousse (1928) define el afiche como: Hoja escrita o impresa que uno aplica contra el muro, o un papel para anunciar alguna cosa al público. “El afiche denota. Introduce y presenta oficialmente, en el sentido mundano del término, el producto para la sociedad. Hay que utilizarlo como soporte de notoriedad y banalización social. Eco del inconsciente colectivo y espejo de los estilos de vida actuales, el afiche permite representar en un producto el mejor equilibrio entre psicología y sociología del consumo.
Cassandre en 1935 se refería al oficio del afiche: “La pintura de por si es una meta. El afiche no es más que un medio de comunicación entre el comerciante y el público, algo así como el telégrafo. El afichista juega un rol de telegrafista: no emite un mensaje, solo lo transmite. No se le pide su opinión, solo se le pide establecer una comunicación clara, poderosa, precisa. Un afiche debe tener la solución para tres problemas: óptica, gráfica, poética”.
Para Savignac “La lectura del afiche debe ser instantánea. El hombre de la calle debe percibir lo que este quiere decir en una fracción de segundo. Por lo tanto el afichista debe dibujar en grande: grande y con estilo, pero no llegar jamás a ser vulgar (Raymond Savignac, Savignac afichista: UN hombre y su Oficio, ed. R. Laffont, 1975.)